Cuento en 250 palabras

Tenía los ojos cerrados cuando sonó el despertador, por lo general me despierto antes, pero hoy no, me fue imposible hacerlo, pasada una hora (según yo) volví a abrir los ojos. Me rodé sobre mi espalda para ver por la ventana y darme una idea de que hora pudiera ser, pensé que eran como las 10 de la mañana por lo claro del día pero estaba equivocado, tomé el celular y leí 14:28, pensé en ir a desayunar pero comer me sonó más idóneo considerando la hora, prendí la radio al tiempo que me levantaba de la cama, Virtual Insanity sonaba por las bocinas.

Bajé los tres pisos para llegar a la cocina, técnicamente no son tres pisos sino que la casa se encuentra en desnivel, decir que tienes que bajar tres pisos para llegar a la cocina ayuda a hacerles creer a las personas que la casa es más grande de lo que realmente es, síndrome Libertad le digo yo, es como en ese cartón en el que Mafalda conoce el departamento donde vive Libertad con su mamá, en el que una grita y la otra responde susurrando para pretender que están muy lejos una de la otra.

Mi situación tiene grandes ventajas, como poder estar en una casa de “tres pisos”, pero también tiene sus desventajas, la más grande, el momento en el que llegan los dueños de la casa y encuentran un extraño en ella, mejor me pondré los ténis por si es que tengo que correr.

Lost child

Supongo que. bueno, debe ser bien gacho, estresante, cruel y demás adjetivos que se pierda un niño en un centro comercial, si algún día tengo chamacos realmente espero q’ no me suceda, a menos que sea como en el siguiente video para poder tomar fotos de lo sucedido.

You need to a flashplayer enabled browser to view this YouTube video

Te odio Battletoads!!!

Mi primer acercamiento a los videojuegos data de más o menos 1986, tendría yo 4 años cuando el Atari 2600 llegó a la casa (posiblemente antes pero no lo recuerdo), poco me dejaban usarlo debido a dos razones, la primera mi corta edad y la segunda el hecho de que era un aparato de “alta tecnología”.

En 1989 viajamos a Orlando de vacaciones y una de mis hermanas compró el NES, ver por primera vez a Mario brincar y aparruchar un Goomba fue lo que me enganchó a entrar al mundo de los videojuegos, pero lo que realmente me volvió un gamer fue “Battletoads “, un juego desarrollado por RARE (los mismos de Donkey Kong Country y Viva Piñata) y publicado por Tradewest.

Pero ya basta de choro, existen muchas razones por las cuales Battletoads me enganchó, siendo la primera los ataques, no todos los días ves a un cerdo espacial volar por la pantalla tras ser pateado por una bota de metro y medio de largo, o tampoco ves a una rana con cuernos de carnero, cada uno de los ataques con los que podías acabar con los enemigos era as sorprendente que el anterior.

Otra excelente razón es lo variado del juego, cada stage es diferente al anterior, el primero es un brawler en pseudo 3d (por la perspectiva) en el que al final luchas contra un jefe en segunda persona! (si en primera persona tú ves a través de los ojos del protagonista, en segunda persona pues lo ves a través de los ojos del enemigo), después viene un nivel de descenso en cuerda donde te puedes convertir en una bola de demolición, después una carrera en motos (infame para muchos), un nivel de hielo, un nivel de surf, escalar serpientes, volar un avión en el infierno, escalar un edificio, un laberinto de túneles, una carrera de bajar escaleras… creo que ya di a entender mi punto de que es absolutamente variado y que cada uno de dichos niveles se juega, se ve y se escucha excelente (para los 8 bits y 1.7 MHz de velocidad con los que contaba).

Pero sin duda lo que me enganchó es la dificultad, hoy en día no hay juego que haya jugado y que simplemente diga “no puedo pasarlo” o “está muy difícil” (a menos, antes acabar un juego como Battletoads era dedicarle un buen rato a sudar, a maldecir (no mucho puesto que estaba morro), e incluso a veces llorar tras ver que aun después de 17 años no me es posible acabar el maldito juego hijo de su #%$?# =$#”&!!!!!!!

Espero no volver a llorar al rato que conecte nuevamente el NES.

You need to a flashplayer enabled browser to view this YouTube video

The Smashing Pumpkins en Guadalajara

Ayer se realizó el concierto de The Smashing Pumpkins aquí en Guadalajara, la verdad fue un excelente concierto, pero, pienso yo, que no lo fue meramente por el hecho de que interpretaron prácticamente todas las canciones que “los hicieron famosos”, es decir “las clásicas”, la razón por la que fue un buen concierto tampoco es que haya durado más de 2 horas, la razón por la que fue un buen concierto fue que como banda, Billy Corgan y compañía nos ofrecieron a los espectadores una muestra de que dar un concierto es entregarse.

Dos veces he asistido a conciertos de Placebo, el primero fue en la concha Acústica del parque Agua Azul, fue la primera vez que dieron un concierto en Guadalajara y venían en la gira del disco “Sleeping With Ghosts”, el concierto que dieron fue un soberano espectáculo, entre canción y canción el señor Molko decía algo que encendía al público, incluso interpretando en cierto momento del concierto “Bésame Mucho” en lo que arreglaban el bajo de Stefan, a veces sucede que uno en un concierto piensa: “Vaya, si que tocan y cantan igual que en el disco”, esto último no necesariamente es bueno, ahorita explicaré a que me refiero, continuando con Placebo, cada una de las canciones que interpretaron no eran iguales que las de sus discos, la voz de Molko no sonaba igual que en el discos, cada una de las canciones tenía algo en especial que lo diferenciaba de su versión “original”, la voz de Molko era distinta puesto que variaba el como interpretaba las canciones, como hacía que el público cantara también, es decir y en pocas palabras, el concierto estuvo plagado de emoción.

La segunda vez que vi a Placebo en concierto fue en el Teatro Diana, un lugar más “exclusivo” (en comparación con la Concha Acústica), donde el sonido no solo fue bueno, fue excelente, el lugar causaba una mejor acústica, los ingenieros de audio con los que contaban también hicieron un excelente trabajo, pero en ese concierto todo fue como en los discos, no varió nada, no hubo emoción, solo interpretaron las canciones y ya, en esa ocasión estaban en la gira del disco “Once More With Feeling”, un disco recopilatorio, razón por la cual solo tocaron los singles, y ya, nada más, nada menos.

Este concierto de The Smashing Pumpkins fue como ese primer concierto de Placebo, no se trató de escuchar “los discos en vivo”, sino de escuchar a Billy y compañía, se trató de escuchar a Billy interpretar 1979 en versión total y completamente acústica (sin nadie más de la banda) y de escuchar Ava Adore en una versión totalmente distinta a la original, se trató de ver cómo es que The Smashing Pumpkins pueden tanto expresar paz como hacer ruido en 150 (casi) ininterrumpidos minutos de concierto, se trató de cómo Billy nos demostró que no solo pueden grabar discos, sino que también puedan dar conciertos, dar buenos conciertos.

Cuento similar #1

Pensé en contar la historia de un hombre, una persona que pasa las tardes esperando ver el día en que la vea llegar, la conoció, bueno no, no la conoció, la vio hace un poco mas de 8 meses.

Era una tarde lluviosa, se encontraba caminando por el boulevard intentando resguardecerse a cada paso bajo las ramas de los arboles en la banqueta, un par de cuadras le fueron suficientes para darse cuenta que no habría modo de poder escapar a la lluvia a menos que buscara un techo, miró a su alrededor, una tienda de paletas se encontraba abierta en la acera contraria, unos niños comían helados mientras que observaban atentamente las gotas de agua caer por el filo del toldo que cubría la entrada.

Volteo a su derecha y vio una amplia puerta de madera abierta de par en par, buscó algo que le indicara que era dicho lugar y encontró un letrero en la parte superior de la misma, letras doradas labradas en un marco de madera: “Restaurant La Fuente”.

Entró meramente por el instinto de evitar seguirse mojando, se secó los zapatos en un tapete y siguió su camino al interior del lugar, notó que a pocos pasos de la entrada se encontraba una fuente de roca, “de ahí viene el nombre” pensó al tiempo que escuchaba “La Chica de Ipanema” siendo interpretada por alguien en algún lugar de restaurante que él no lograba ver.

Siguió avanzando un par de metros detrás del mesero quien le guiaba a hasta una mesa disponible. Se sentó cerca de una esquina del lugar y ordenó un café americano, sacó su agenda del saco y vio que pendientes tenía para el día siguiente, una junta era lo único apuntado.

Se encontraba guardando la agenda cuando la vio, se encontraba secándose las suelas de los zapatos al tiempo que cerraba el paraguas, la observó pasar por la fuente y seguir avanzando por el restaurant hasta llegar a la mese que le asignaron.

La continuó observado hasta que se retiró, y aun después de eso podía aun ver la imagen de ella leyendo en aquella mesa. Recuerda el tono cobrizo que tomaba su piel fruto de las ventanas del lugar y aun hoy en día, cada que llueve la recuerda a ella, recuerda el “Restaurant La Fuente” y va tomarse un café esperando volverla a ver.

Fandom

ya empezó BSG!!!

ya empezó BSG!!!

ya empezó BSG!!!

ya empezó BSG!!!

ya empezó BSG!!!

ya empezó BSG!!!

ya empezó BSG!!!

ahora quiero una de estas:

http://www.thinkgeek.com/apparel/hoodies/9eda/zoom/

pd. perdonen la falta de cordura, prometo mañana poner un post mas… ¿relevante?