Home sweet home

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Como ya algunos sabrán en estos días tuvimos una mudanza, hace ya año y medio fue que me hice de este dominio, en un principio era meramente para mi (jojojo) pero en los últimos meses eso ha cambiado, hoy en día ya hay 6 blogs de distintas personas, todos buenos compas y que me alegra que estén en esta pequeña aventura de ser una especie de conglomerado de blogs.

Por otro lado el habernos mudado nos va a dar muchas ventajas, la primera (y la más importante) es que ya no tendremos downtime como antes, lamentablemente el proveedor anterior nos estaba dando un servicio que era tan bueno como una patada en las gónadas. Otra ventaja es que podremos ofrecer más cosas, antes estábamos muy limitados en recursos, en especial el espacio, ahora tenemos bastante espacio como para poder hacer podcasts y otras cosas y no tenernos que preocupar en que nos acabamos el espacio al subir 50 fotografías (verdad Varon :P).

Estamos pensando en tomar esto del blog de un modo diferente, si bien son 6 blogs aislados (cada quien escribe lo que quiere, cuando quiere y como quiere) ahora buscaremos hacer de vez en cuando cosas que nos involucre a todos (algunas ya están en el horno, jojojo).

No somos famosos y no esperamos serlo, al final de cuentas lo único que hacemos es divertirnos en este lugar y esperamos que por lo menos se entretengan.

Los invito a los que lleguen aquí a visitar los demás blogs, espero y encuentren algo que les agrade.

Agradezco a Koala.exe y a Celph quienes me convencieron de realizar el cambio de proveedor, llevamos poco tiempo pero me ha sido suficiente para darme cuenta de lo que dijo Koala: “Dreamhost is teh love!”.

Simpleza

Nos encontrábamos viendo cosas en una tienda enfrente del hotel, mis hermanas querían comprar algún recuerdo de San Luis Potosí mientras que yo veía distintas máscaras realizadas en barro buscando alguna que agregar a mi pequeña colección, fue entonces cuando escuché un “tuumb” de un tambor, primero pensé que se trataría de algo relacionado a la quema de Judas que se realizaría ese día en la Plaza de los Fundadores (lugar que se encontraba a menos de una cuadra de distancia) y no presté atención.

Minutos después volvía escuchar otra vez el tambor un poco más cerca, e instantes después de nuevo, voltee hacia el exterior de la tienda y fue cuando vi el origen del sonido. En el umbral de la puerta del restaurante del hotel que se encontraba enfrente se encontraba sentado un niño como de unos 4 años de edad con un pequeño tambor de Spiderman entre las piernas, el sonido emitido por el mismo a cada golpe le era suficiente para sonreír.

A veces extraño ser niño, extraño la sencillez de la vida, Sybelle me lo dice muy seguido, que soy una persona muy complicada, que me pongo muchas reglas y normas, y no sé, puede que tenga razón, pero antes yo no era así, antes, muchos años atrás dos cosas me eran suficientes para ser feliz: unos carritos y decirle “¿juegas conmigo?” a quien sea que llegara a la casa.