Tragedia

Hace casi dos semanas al tonchi le dijeron en su casa sus papás: -Tienes que ordenar tu cuarto porque van a venir a instalarte unas cortinas el lunes –,  porque han de saber que en este momento el cuarto de él tonchi no tiene cortinas, bueno, si tiene unas cortinas muy delgadas pero las gruesas hubo que quitarlas, y esto es en cierto modo sorprendente puesto que apenas hace unas semanas mis padres decidieron cambiarlas y no lo decidieron después del incidente del balazo, incidente que también merece un post completo, pero eso será en otra ocasión.

En este punto cabe aclarar que el cuarto del tonchi se estaba volviendo poco a poco en un chiquero, y esto sucedía no por la decisión propia del tonchi, sino por el hecho de que en poco tiempo hubieron llegado distintas cosas al cuarto del tonchi, como lo fue su televisión de LCD (la cual hubo que improvisar donde ponerla) y el Xbox 360, además de un crecimiento mayor al esperado en la colección de DVDs, razón por la cual el cuarto del tonchi se volvia un chiquero, y más que un chiquero, un desorden puesto que los muebles que dicho cuarto tenía no eran los suficientes para dar lugar a los objetos en el mismo.

Total, el tonchi, ante la indicación de sus padres les respondió – Lo haré después, cuando regrese de Morelia, el domingo. – y es que han de saber ustedes que esto sucedió un día antes del viaje/mudanza de Jaka.

Mientras el tonchi y sus compillas movían muebles en Morelia, los padres del tonchi decidieron tomar cartas en el asunto y ayudar al tonchi a ordenar las distintas cosas que estaban fuera de lugar (o simplemente sin un lugar dell cual estar fuera de), cuando el tonchi hubo llegado notó el gran trabajo de sus padres y agradecerles por haberle ayudado, aunque poco a poco tuvo que descubrir los nuevos lugares de sus cosas.

Y así el tonchi estuvo una semana acostumbrándose a su “nuevo” cuarto, hasta el día de hoy, justamente el tonchi acababa de terminar de desayunar y mientras Sybelle platicaba con la mamá del tonchi (esto debido a que se turnan conducir un día y un día a la oficina) le llegó un pensamiento de golpe a la mente:

¡¿ Dónde están los boletos de Depeche Mode ?!

Porque han de saber que el tonchi es muy fan de Depeche Mode, tanto así que compró sus boletos para el concierto de Guadalajara en la preventa especial de fans, así es, compró en preventa el disco “Sounds of the Universe” (edición cd + dvd)  y con ello pudo adquirir sus boletos en la preventa especial, esto, en abril del presente año y que desde esa fecha el tonchi los puso al borde de su escritorio para poder verlos todos los días.

Retomando la historia, el tonchi se puso a pensar sobre los boletos, los cuales en algún momento mientras que el tonchi estaba en Morelia y que sus padres ordenaban su cuarto, pasaron a desaparecer.

El tonchi casi se desmaya mientras buscaba sus boletos que antes veía todas las mañanas cuando se despertaba, movió cajas y abrió cajones, busco bajo la cama y dentro del closet solo para no encontrar nada.

Así, frustrado, enojado y triste (principalmente triste), el tonchi se fue al trabajo, en el camino platicó con Sybelle al respecto y recordaron algo importante que en este relato ya fue tocado en este relato y que el tonchi no había pensado, los boletos fueron comprados de modo electrónico en una preventa especial, y estos están ligados a una cuenta de OCESA Plus además de contar con los comprobantes bancarios de la compra de los mismos, así, con esas ideas en la cabeza el tonchi llegó al trabajo.

Rápidamente sacó su laptop y la prendió, abrió su correo y buscó los comprobantes, accedió a su cuenta de Ticketmaster y verificó los datos de los boletos, buscó el teléfono para aclaraciones, llamó y esperó.

Como cinco minutos esperó a que lo atendieran, un hombre escuchó la narración del tonchi y este en respuesta lo dirigió a un asesor en el departamento de ventas en línea, ahora en este caso tuvo que desperar cerca de 10 minutos hasta que una mujer le contestó, esta también escuchó atentamente el relato del tonchi y simplemente dijo con palabras muy frias y formales: – La responsabilidad de Ticketmaster termina al entregar los boletos, lo siento –, el tonchi solo pudo despedirse rápidamente puesto que quedaba muy claro que no había solución al problema.

Y así es básicamente como termina la historia, el tonchi volvió a su casa del trabajo y se puso a buscar nuevamente, esta vez con más detenimiento, buscó y buscó hasta que simplemente no le quedó otra opción que prender su laptop y escribir estas tristes palabras en una hoja de Word donde les cuenta a ustedes, como el día de hoy sucedió una tragedia, tal vez no muy grande en lo tangible, dinero y 2 horas de espectáculo, pero si muy grande para él tonchi y para Sybelle (puesto que uno de los boletos era de ella).

Epílogo

Aun no han ido a poner las cortinas.

13 Replies to “Tragedia”

  1. De verdad no va a haber manera con ticket ni con el espacio fisico que deben estar ocupando en tu cuarto?

    vamos, papa-tonchi si tiro muchas cosas a la basura asi de indiscriminado? refuse to belive it.

    1. Con ticketmaster no hay manera, ya me lo pusieron muy en claro que así es, en cuanto a mi cuarto… pos ya movi, voltee y saqué todo y nel.

      Lo que creo es que se traspapelaron en algún momento y pues… terminaron en la basura, y eso es lo que creo, en realidad pos no puedo saberlo.

      En sí solo tiro cosas que la neta si eran basura, con la excepción pues de los boletos.

    1. Pos a ver que sucede, como dije arriba, hay de pista… pero son muy caros, aun con el varo que me preste mi jefe en “reparo de los daños” tendría que invertirle otra feria adicional que no estaba considerando.

      Digo, la neta por mi si pagaba mas feria, soy realmente muy fan, pero tambien, no se trata de apoyar el robo que está haciendo ticketmaster con los precios de los boletos.

  2. increible tu historia tonchi, que gusto que tubo un final feliz, menos lana en tu cartera, pero es toda una anecdota, y eso de guardar los boletos para que esten seguros ufff,
    el miercoles por la noche me paso lo mismo, entre en panico, no sabia donde estaban mis boletos, no los encontraba, estaba al borde de la desesperacion,

    para no hacerla tan larga al preguntar a mis padres, mi madre tubo a bien guardarlos sin avizar en otro sitio y bueno en esos momentos de angustia uno tampoco hace lo mas logico que habria sido preguntar primero.

    bueno tonchi, disculpa la confianza con la que te hablo, soy Carlos Lopez, muy interesante tu pagina

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *