Adios…

[audio:05_-_Mono_-_Follow_the_Map.mp3]

– Adiós…

Tenía 13 años cuando la entendí, casi todos los días la escuchaba,  mi madre dejándome en la escuela, mi padre saliendo a trabajar, mi hermano saliendo a la universidad, nunca le había puesto importancia.

Era verano, vacaciones, no mas escuela por un par de meses, viaje al bosque, cada año hacíamos lo mismo, aun me emocionaba en esos tiempos, recuerdo las cabañas perfectamente.

Tres días habían pasado, más familias iban llegando, algunas otras se iban también, recuerdo como llegaste, una gran camioneta roja, una Suburban que hacía más ruido del necesario, bajaron 6 personas, tu, tus hermanas, tu hermano y tus padres.

Hacía mucho frio, una alta fogata era el punto de reunión de todos, mi madre siempre me decía que fuera con los demás niños, nunca le hice caso, tú fuiste quien se acercó.

Jugo de manzana me ofreciste, yo te ofrecí pan, comimos en silencio, no entendía nada, me dijiste que tenías 13 años, yo también tenía esa edad, jugamos Monopoly, nos fuimos a dormir tarde, nos despedimos por primera vez.

Tocaste la puerta, eran las 10 de la ma̱ana, Рse encuentra Tim -, te escuch̩ decir desde el segundo piso, mi madre te dijo que ahorita bajaba, me quit̩ la pijama, me cambie y baj̩ corriendo.

– Hola – te salude, – ¿Cómo estás? me respondiste, mi madre volvió a cocinar, fuimos a la cocina a ver que hacía, me dijiste que te encantaban los hotcakes, te invitamos a desayunar.

Todos los días tocabas la puerta por la mañana, recuerdo tu chamarra roja y el beannie también rojo, fué lo primero que te regalé, a mi madre le agradabas.

Quince días pasamos así, platicamos todo el tiempo, concordamos en muchas cosas, ambos vivíamos en la misma ciudad, no conocía tu escuela, vivías no muy lejos.

Me dijiste que te irías mañana, nos juramos vernos después, intercambiamos teléfonos, nos regalamos cosas, te empecé a querer.

– Adiós… – dijiste con voz quebrada, – Hasta luego – te respondí, diste media vuelta, tu familia te esperaba en la Suburban, empezaste a caminar.

Diste media vuelta, corriste hacia donde estaba, te regresé el abrazo, no entendía nada aun, te besé también, volviste a correr.

– Adiós… – te dije mientras te alejabas.

– Adiós…

Tenía 13 años cuando la entendí, casi todos los días la escuchaba,  mi madre dejándome en la escuela, mi padre saliendo a trabajar, mi hermano saliendo a la universidad, nunca le había puesto importancia.

Era verano, vacaciones, no mas escuela por un par de meses, viaje al bosque, cada año hacíamos lo mismo, aun me emocionaba en esos tiempos, recuerdo las cabañas perfectamente.

Tres días habían pasado, más familias iban llegando, algunas otras se iban también, recuerdo como llegaste, una gran camioneta roja, una Suburban que hacía más ruido del necesario, bajaron 6 personas, tu, tus hermanas, tu hermano y tus padres.

Hacía mucho frio, una alta fogata era el punto de reunión de todos, mi madre siempre me decía que fuera con los demás niños, nunca le hice caso, tú fuiste quien se acercó.

Jugo de manzana me ofreciste, yo te ofrecí pan, comimos en silencio, no entendía nada, me dijiste que tenías 13 años, yo también tenía esa edad, jugamos Monopoly, nos fuimos a dormir tarde, nos despedimos por primera vez.

Tocaste la puerta, eran las 10 de la ma̱ana, Рse encuentra Tim -, te escuch̩ decir desde el segundo piso, mi madre te dijo que ahorita bajaba, me quit̩ la pijama, me cambie y baj̩ corriendo.

– Hola – te salude, – ¿Cómo estás? me respondiste, mi madre volvió a cocinar, fuimos a la cocina a ver que hacía, me dijiste que te encantaban los hotcakes, te invitamos a desayunar.

Todos los días tocabas la puerta por la mañana, recuerdo tu chamarra roja y el beannie también rojo, fué lo primero que te regalé, a mi madre le agradabas.

Quince días pasamos así, platicamos todo el tiempo, concordamos en muchas cosas, ambos vivíamos en la misma ciudad, no conocía tu escuela, vivías no muy lejos.

Me dijiste que te irías mañana, nos juramos vernos después, intercambiamos teléfonos, nos regalamos cosas, te empecé a querer.

– Adiós… – dijiste con voz quebrada, – Hasta luego – te respondí, diste media vuelta, tu familia te esperaba en la Suburban, empezaste a caminar.

Diste media vuelta, corriste hacia donde estaba, te regresé el abrazo, no entendía nada aun, te besé también, volviste a correr.

– Adiós… – te dije mientras te alejabas.

9 Replies to “Adios…”

  1. Ranche is lost in translation.
    Porque el niño nunca fue en la mañana a tocar a la puerta de ella?.

    Como sea, hay algúna vibra muy fina en tu relato… Buena tonch.

    Como se extraña esos días, donde bastaba tener la misma edad para tener todo en común con alguien.

Leave a Reply

Your email address will not be published.